Absentas

Las absentas son bebidas alcohólicas de sabor anisado y herbáceo, producidas con la maceración de diferentes hierbas. Existen diversas variedades de absenta

Las absentas o ajenjos son una bebida alcohólica, apodada en francés como Fée Verte, compuesta principalmente por la planta artemisia en sus dos especies (también llamada absenta o ajenjo), la flor del hinojo y la flor del anís. Su sabor es ligeramente anidado con un fondo amargo debido al resto de hierbas que se pueden emplear y se emplean en su elaboración. La absenta era la bebida favorita de los escritores y artistas durante la segunda mitad del siglo XIX, y su popularidad llegó a ser muy alta hasta 1915, años en el que fue prohibida su producción en Francia.

Inspiradora, evocadora e icono bohemio hace dos siglos, fue tomada por ilustres y grandes personas como Oscar Wilde, Toulouse-Lautrec, Edgar Allan Poe, Baudelaire Charles o Ernest Hemingway. Incluso apareció en obras artísticas de pintores tan importantes, reconocidos y apreciados en todo el mundo como Vincent Van Gogh o Pablo Picasso.

Absentas

Historia de las absentas

El origen de las absentas no está del todo claro, pero el postulado popularmente más aceptado es aquel que dice que en torno al año 1792 Pierre Ordinaire, un doctor de origen francés, descubrió la receta. Desde entonces se elaboró esta bebida en un convento de Couvet, Suiza, siendo vendida como elixir. En 1797, tras ser adquirida por el Mayor Dubied la receta en manos de las monjas, sus hijos Marcellin y Henry-Louis Pernod crearon la destilería Dubied Père et Fils en la misma localidad de Couvet, dedicada únicamente a la producción de absentas. En 1805, con la creciente popularidad de las absentas, abrieron una segunda destilería en la población francesa de Pontarlier, con el nombre de Maison Pernod Fils.

Primeramente, en torno al 1840, la popularidad de la absenta vino dada por sus propiedades antipiréticas, siendo vendida a las tropas francesas como medicamento. Dos décadas más tardes, la absenta ya era tomada de manera habitual en bares y cabarets como otra bebida alcohólica más y ya en 1880, se había convertido en un icono del movimiento bohemio, siendo utilizada por artistas de todo tipo como una especie de acicate para su creatividad e imaginación.

Recién estrenado el siglo XX, las absentas se habían convertido prácticamente en la bebida nacional de Francia, pero tras la muerte en Suiza de toda una familia a manos del padre, ebrio por absenta y las propiedades alucinógenas y casi mágicas que se le atribuían a la bebida, se prohibió en el país helvético en 1910 y en Francia en torno al 1915. Más tarde las absentas volverían a ser legales.

Elaboración de las absentas

Las absentas se elaboran, según las recetas más auténticas, macerando primeramente la Artemisia absinthium, destilando el resultado que se produzca de ella y volviendo a someter la sustancia en esta ocasión a la maceración del color. La destilación se hace junto con las flores del anís y el hinojo, produciendo así una concentración alcohólica en torno al 82%. Tras todos estos procesos, las absentas son mezcladas con agua para rebajar su grado de alcohol.

Los colores de las absentas o ajenjos pueden variar desde verdes claros o esmeralda hasta verdes más oscuros o marrones. Esto es debido al periodo de tiempo de exposición a la luz que haya sufrido la bebida, ya que la clorofila que contiene varía de este modo su tono. Es por ello que las absentas consideradas añejas tiene colores más ambar.

El ritual de la bebida de absentas

Las absentas tradicionalmente se han servido desde prácticamente su origen en copas de cristal acompañadas por una clásica cuchara perforada en su cazoleta y una jarra con agua fría. Sobre la copa, con el culo de la misma ya lleno de absenta, se colocaba la cuchara agujereada con un terrón de azúcar. A través de este terrón se vertía agua fría de la jarra lentamente, un una proporción que podía ir desde un tercio hasta una quinta parte, según cuánto se quisiera rebajar la absenta. Gracias a este proceso, el azúcar se disolvía y el agua se juntaba con la absenta creándose una esencia de apariencia lechosa llamada en francés louche.

De este modo quedaban preparadas las absentas para ser tomadas, poco a poco, como manda la tradición.

Variantes de absentas

Desde que fue creada y se popularizó en la antigüedad, a partir de la receta original y primitiva, se han elaborado variedades de las absentas tradicionales. En ocasiones estas se elaboraban con una mezcla en frío de esencias de alcohol con diversas hierbas. Se consideraban a este tipo de absentas como de inferior calidad a las absentas elaboradas mediante la fórmula tradicional.

En la actualidad las variedades que existen son aquellas a las cuales se les añaden hierbas poco comunes en las absentas para darles sabores y matices distintos. Así pues existen absentas que cuentan en si composición con menta o incluso con cannabis.

Sirviendo absentas en copas

Dada la alta concentración alcohólica de esta bebida, que puede ir desde el 45% hasta el 89,9%, se recomienda tomarla con el ritual tradicional en el que su grado de alcohol es rebajado.